29 de diciembre de 2010

Mito



Si, es mi regalo de cumpleaños. Si, es tal cual se ve... modelo sport
Acabo de asumir mi ruina durante unos años... pues solo tengo que ir a recogerlo cuando
quiera...

24 de diciembre de 2010

Porque

«¿Por qué quieres ser payaso? ¿Te da miedo la vida? ¿Lo eran tus padres? ¿O es que quieres humillarte? – ¿Y usted? – Yo lo soy porque si no fuera payaso sería un asesino».

22 de diciembre de 2010

Medicina avanzada

Dicen que cuando te quitan un trozo de algo, el resto del objeto lo echa de menos en un breve periodo de tiempo. Se ha intentado calcular dicho tiempo, pero los expertos no saben dar una cifra exacta. Suele ser entre unos pocos segundos y un año aproximadamente te dicen sin consuelo. El objeto incompleto, se hace fuerte ese tiempo hasta que se cura. Lo malo es que si la recuperación es rápida, se suele curar mal y se infecta, la recaída y por consiguiente la nueva operación provocará que el objeto pierda su forma y tal vez ya no se vuelva a currar.

...

...en el mundo hay gente muy mala...

"...in the game of foxes you must play the fox..."

...mañana volveré a equivocarme, pero me equivocaré mejor...

20 de diciembre de 2010

Afinar

Nunca me había planteado el disminuir la velocidad de pensamientos, acciones y demás tonterias. De hecho tampoco lo había intentado más lejos de alguna meditación o clase de tai-chi. La cosa funciona cuando te obligan y una vez aceptado pues te animas a ver si funciona. Pues qué sorpresa la mía al reconocer que no sólo parece que vivas en un campo de marihuana sino que incluso los olores te invaden el cerebro, los abrazos traspasan el corazón y los párpados se juntan con las pestañas sin querer.
Bueno esto de los ritmos pasa como con las personas. Algunas forman parte del concierto y otras desafinan. Lo que pasa es que no todos siguen la partitura y en ocasiones hay que volver a empezar. Es un tanto frikie la situación de lentitud pero nos vamos acostumbrando. Mi cuerpo sobretodo. A mi cerebro le quedan unos días para llevarse bien con la lentitud y el silencio. Cada uno a su tiempo. Cada cual a su rollo y mientras tanto yo: intento afinarme.

Insonmes

El problema de los insomnes es que soñamos despiertos. Vamos atando cabos cada vez mas sueltos en nuestras desveladas cabezas. Al menos asi me paso yo las horas muertas de la madrugada, en donde se me ocurren además las mejores ideas. Esa, por ejemplo, en la que pense en convertirme en una famoso escritor para hacerte llegar de algún modo mis palabras perdidas, he olvidado casi todo...
Esa otra, donde me volvia heroina de acción y te rescataba de los más infames enemigos y peligros.
He resuelto el problema del hambre en el mundo, el problema de la contaminación, he encontrado la perfecta simetría entre tu vida y la mia, he fraguado las mas crueles venganzas, he matado ese corazon podrido que me abandono, y he alabado al que jamas me amó.

Como dije, el problema de los insomnes es que soñamos despiertos.

15 de diciembre de 2010

Manifiesto

Cumplir un sueño es algo curioso. Al final resulta que no es todo tan bonito como tú creías, por el camino siempre dejas cosas y,sobretodo,gente. Y además descubres que es inevitable, porque, por mucho que te esfuerces, siempre acabas fallándole a alguien o, tal vez incluso, haciéndole daño.
Pero tú tienes lo que soñaste,lo que que tanto deseabas, y se espera de ti que sonrías y muestres tu total y absoluta felicidad. Pues yo no puedo separar lo personal de lo profesional.Escribo desde el corazón y quiero hacer cine desde el mismo sitio. Llamadme utópico si quereis, pero pienso seguir vertiendo nostalgia por todos aquellos que se quedaron en el camino o a los que hice daño...porque creo que eso es lo que me hace ser yo mismo.

13 de diciembre de 2010

25 de noviembre de 2010

Jesucristo

Les estaba comentando que, en verdad, Jesús fue el padre de todos los proxenetas. Porque, ¿tuvo o no tuvo erección en la cruz cuando vio a María Magdalena? No está registrado por la censura de la época...

Sin sentido

Y la vida siguió..como siguen las cosas que no tienen mucho sentido

22 de noviembre de 2010

Diario del gato

Diario del gato. Cuaderno de bitácora de tu gatete:

Día 983 de mi cautiverio. Mis captores continúan provocándome con extraños objetos colgantes.

Cenan carne fresca profusamente, mientras que a los otros presos y a mí nos alimentan con un sofrito de carne o algún tipo de nuggets secos. Pese a que muestro mi desdén con claridad, igualmente he de comer algo para mantenerme fuerte.

Lo único que me mantiene en marcha es mi sueño de escaparme. En un intento de darles asco, he vuelto a vomitar en la alfombra.

Hoy he decapitado a un ratón, y he dejado su cuerpo sin cabeza a sus pies. Esperaba que les provocase miedo en sus corazones, puesto que les he mostrado de lo que soy capaz. Sin embargo, simplemente han hecho comentarios condescendientes de lo “buen cazadorcito” que soy. Cabrones.

Esta noche han tenido alguna clase de reunión con sus cómplices. Me han confinado solitariamente durante el encuentro. Aun así, he podido oír el ruido y el olor de comida. He escuchado por casualidad que mi confinamiento era por el poder de las “alergias”. He de averiguar qué significa, y cómo usarlo en mi favor.

Hoy casi tengo éxito en el intento de asesinato de uno de mis torturadores, cuando he zigzagueado entre sus pies mientras caminaba. Tengo que volver a probarlo, pero esta vez en lo alto de las escaleras.

Estoy seguro de que los otros prisioneros son esbirros y chivatos. El perro tiene privilegios especiales. Le liberan regularmente – y parece más que deseoso por volver. Evidentemente es restrasado.

El pájaro debe ser un informador. Le observo comunicarse con los guardias con frecuencia. Doy por seguro que informa de cada movimiento que doy. Mis secuestradores le han organizado una protección en una celda elevada, así que está fuera de mi alcance. Por el momento…

19 de noviembre de 2010

Ezequiel 25:17

Ezequiel 25:17

"El camino del hombre recto esta por todos lados rodeado por las injusticias de los egoistas y la tiranía de los hombres malos. Bendito sea aquel pastor que en nombre de la caridad y de la buena voluntad saque a los debiles del valle de la oscuridad por que es el autentico guardian de su hermano y el descubridor de los niños perdidos. Y os aseguro que vendré a castigar con gran venganza y furiosa cólera a aquellos que pretendan envenenar y destruir a mis hermanos, y tu sabrás que mi nombre es Yahvé cuando caiga mi venganza sobre ti"

18 de noviembre de 2010

Malgastar

Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición. Ellos ya saben de algún modo en qué quieres convertirte realmente. Todo lo demás es secundario.

La negación de mi misma

Mariana quiere ser canción y yo quiero ser Mariana para convertirme en una canción alada que escape a un cielo de nubes densas que formen barcos, y estrellas, y corazones flechados, y música para mis oídos.

Pero yo no soy Mariana; y Mariana -por más que desee ser canción- no pasará de ser la burda musa que convida al autor a escribir la letra, a desnudarla con la mirada y con el verbo palpitante. Yo no soy Mariana, y las únicas nubes que abrazo son las que miro tirada sin rumbo ni dirección sobre el muro al lado de la playa. No deja de ser agradable la sensación de perderse en ese extenso azul y blanco que se confunde en el infinito.

Ellos ocultaban sus juegos detrás de los árboles del parque. Escondidos de la luz y la policía que aburrida a esas horas de la noche buscaba alguien con quien entretenerse. Esa noche ellos fueron los elegidos y los hombres disfrazados de azul y de ley confundieron las fronteras. Ellos eran ellas con un sexo que no desearon tener. Ellos eran chicas inocentes sin agujeros que violar, ni corazón. Eran hombres que se enamoraban de otros hombres. Ellos eran yo. Y como solidarizada con su causa con ellos me sentí ofendida y vejada. Menospreciada. Confundida.

Recordé mis primeras tardes en una casa que no era la mía, con un chico paciente que me amó desesperadamente. Amó todo lo que dejé amar. Besó todo lo que dejé besar y fingió pertenencia, cuando sabía que yo nunca sería de nadie. Aquellas tardes parecen lejanas. Las noches oscuras, su mano cubriendo la mía. Su pecho impúber a su veintena, sus dientes blancos. Aquellas noches también se me antojan lejanas.

La sexualidad calidoscópica de esos hombres era la mía. Y por mi mente pasaban los rostros y los torsos de hombres desnudos que, durante un par de minutos, se confundieron en mi alma con el amor de mi vida. Los aventajados acudían veloces a mi mente, los más torpes llegaban igual de rezagados a mi memoria y con todos llegaba la estela de sensaciones inconfundibles. Supongo que es graciosa la facilidad emocional de guardar olores, sabores, caricias. Y descubrir en ellos situaciones y personas.

Mis dos grandes amantes aun están ahí, a pesar de la distancia y los años separados. A pesar de mi celibato confundido, a pesar de mi amor a mi misma y de mis sensaciones detrás de las ventanas. Mi gran amigo, mi gran placer. Y lo extraño de mi vida, el menosprecio confundido en caricias




Escrito por Zoila C.U.

Photocopy Romance

16 de noviembre de 2010

The sound of silence

Juguemos

Juguemos aunque solo sea un rato a cosas divertidas, dejando a un lado la soledad que muchas veces sentimos aunque nos rodeen miles de personas, viviendo de verdad alegría por el momento que estamos pasando, olvidando el pasado que solo existe en nuestra mente y aparcando las preocupaciones futuras que no han llegado.


Dejemos a un lado la rabia de las injusticias sufridas, pues solo consiguen convertirnos en personas tristes y sombras de lo que realmente somos, disfrutemos con instantes pequeños, con personas sencillas y lugares hermosos, aislando la violencia que todo el mundo muestra, pues no hace falta para hacernos respetar a pesar de que hay mucha gente que así lo cree pero no es cierto, no en este juego y no en la realidad.


Juguemos a mirar a las personas por su belleza interior y no tanto por su físico, porque cierto es que debe de existir una química especial pero si le damos el papel principal luego nos quejamos de que falla lo demás, en cambio quien tiene bella el alma, puede hacer surgir la química después y no faltar jamás a su palabra.


Juguemos a dar sin querer recibir, a ser buenos sin recompensa, porque así, quizás encontremos el camino que nos muestre quienes somos de verdad y derrumbemos el muro de nuestros miedos, inseguridades y de esa soledad que tanto daño los hace, pero que todos compartimos.


Juguemos rescatando a esos niños que antaño fuimos, juguemos, juguemos juguemos.

No busco

En toda mi agitada vida quizás pocos momentos de paz he disfrutado, siempre un terremoto en forma de problemas, sucesos o sorpresas han sacudido mi mente trastocando todos esos planes que a la postre han resultado estériles.


Ya no busco respuestas en el viento porque mientras espero solo me ha traido frio, no grito al vacio porque ni el eco me ha devuelto no lloro en las noches de soledad eternas porque he decidido que no me rindo.


Tal vez mi mayor pecado sea intentar encontrar a alguien especial sin darme la oportunidad de conocerme a mí mismo, la persona más especial que jamás haya existido y que vive en cada uno de nosotros, mi mayor error sea adoptar un papel secundario en la obra que yo escribo porque por no caer en el egoismo, me vi hundido en el lamento.


No busco el éxito, solo mis triunfos, no anhelo el sol, solo calor, no anhelo la luna ni las estrellas, solo sueños que cumplir sin dolor, porque si de mis victorias hice mi armadura, de mis derrotas debe forjarse mi espada para seguir luchando.

15 de noviembre de 2010

Little Green Bag

Si eres amante del cine de Tarantino, seguro que te suena esta canción. Fue compuesta por el holandés George Baker en los años 60. Yo he encontrado esta interpretación de un músico japonés llamado Seiji, que toca todos los instrumentos, incluida la voz, menos la batería, y la verdad es que no le ha quedado nada mal. Sobre todo me gusta mucho el protagonismo del bajo

12 de noviembre de 2010

Tron


Kevin Flynn es un programador de videojuegos de gran éxito comercial. Sin embargo su compañero de trabajo Ed Dillinger se apropia sistemáticamente de su trabajo haciéndolo suyo, lo que le lleva a ser ascendido. Mientras Kevin trata de encontrar pruebas que demuestren la autoría de su trabajo en los ordenadores de la empresa el programa que controla todo el sistema (el MCP) le traslada al universo virtual dominado por él en el interior de los ordenadores de la empresa.
Dentro Kevin (como Clu) tiene que competir a muerte contra Dillinger (como Sark) y el programa de control en diversos videojuegos. Para lograr vencer recurre a la ayuda de un software de seguridad instalado en el sistema llamado Tron, junto con Yori. Juntos lucharán contra el programa de control y Sark con el objetivo de restaurar el orden en el universo virtual y de paso también en el mundo real.

Factor geek: La historia se desarrolla en el mundo real en una empresa de desarrollo de programas informáticos y videojuegos y en el mundo virtual dentro de esos videojuegos. Las referencias a ordenadores, hardware y software son continuas en la película. Los personajes interpretan programas en la forma del autor de código. La estética de la película, de «interior de un ordenador», fue en parte diseñada por el autor de comics Moebius.

Factor a tener en cuenta también éste que se cuenta en la Wikipedia

Tron fue una de las primeras películas en utilizar secuencias largas generadas por ordenador. Unos treinta minutos de animación en total. Para conseguirlo la Disney tuvo que recurrir a un ordenador Super Foonly F-1, único de su tipo y del que sólo se contruyó uno.
Aunque la mayoría de secuencias fueron filmadas con una técnica particular pero de forma tradicional y luego la película procesada de una manera bastante compleja para darle el aspecto de «interior de un ordenador». También se usó el Ruido Perlin que contribuye a darle ese aspecto tan particular.
Incluso hay un diálogo participado por un bit que sólo puede contestar «si» o «no»... ¡factores geek no le faltan!

Frase:

Flynn: ¡Desde el otro lado de la pantalla parece todo tan fácil!

11 de noviembre de 2010

Que es ser Skinhead

Beber mucha cerveza, es ser skinhead jejejeje, no sé, imagino que sería más fácil decirte lo que significaría dejar de serlo, dejar de vestir como te gusta, dejar de escuchar la música que te gusta, dejar de desarrollarte en un ambiente a fin a ti mismo y dejar de relacionarte con gente con gustos similares o dejar de tener esa actitud de cara a la vida, o sea dejar de vivir como vives. ¿Algo fundamental para serlo? Tener barriga cervecera es fundamental para preciarse como buen skinhead si no donde se ha visto un skinhead que no ame a la cerveza mas que a su propia madre jajajaja que va, no se supongo que el simple echo de sentirlo.

Resistire



Te dicen que:
Que no vas a llegar a nada,
y no te importa,
tu solo empuñaras la espada.

Entre la gente
empiezas a sentir el frió,
es el lobo,
el que se apodera de ti.


resistiré
luchando contra el enemigo
no cederé
si cedo es por que estoy vencido.

Aveces

Hay veces que me gustaría estrellarme contra el suelo. Hay días que me gustaría mandar todo a la mierda. Hay días que me gustaría desaparecer.....











.Por suerte o por desgracia no puedo. Siempre hay algo que no me deja caer.

Boton

Yo sé que en alguna parte tenemos un botón
que al apretarlo se va todo lo malo…
Estoy buscando el mío…


Podrían ser cosquillas en la nuca, caricias en la espalda, pedorretas en la tripa o mordiscos en el brazo… Quizás sea la sonrisa del sol, las gotas de lluvia o el viento en la cara… A lo mejor son las horas de cosquillas dormida, recostarme en tu espalda, los besos al alba o tus manos en mi pelo… Podría ser cualquiera o todos a la vez… así que sigo buscando…


¿Cuál es tu botón?

10 de noviembre de 2010

Escapes

Cuando se dió cuenta... cuando por fin pudo entenderlo, ya era demasiado tarde.
Su vida había cambiado por tan sólo un pequeño descuido: Dejó la puerta abierta y, uno tras otro, desfilaban los sueños que habían formado su vida.

Pensar en positivo

Pensar en positivo no es algo a lo cual la mayoría de las personas esté acostumbrado. Por naturaleza, solemos pedir lo que NO queremos que nos pase... pensamos en negativo intentando alejar aquello que no deseamos en nuestra vida. Y el efecto que eso trae es que nunca podamos mirar a la vida y lo que en ella nos sucede de modo positivo, además de actuar en forma contraria a lo que realmente nos gustaría que nos esté pasando: "No quiero que esto me vuelva a suceder nunca más" sólo hace que lo estemos atrayendo.
Son muy pocas las personas que logran decir lo que SÍ quieren o necesitan o desean, poniendo energía positiva en su pedido o pensamiento.


La Ley de Atracción sostiene que debemos concentrarnos en aquello que deseamos con toda nuestra fuerza, pensando en ello en positivo, imaginándonos en esa situación, con todos sus detalles, como si realmente ya estuviéramos viviéndolo. Al hacerlo, aquello que ansiamos nos será otorgado, lo estaremos atrayendo, no sólo por nuestro pensamiento positivo, sino también porque cada rincón de nuestro ser se encuentra en sintonía con aquello que queremos. "Quiero sentirme feliz... tranquilo... me veo así, sintiéndolo con todo mi ser"... y es así tal cual lo que nos pasa.

8 de noviembre de 2010

Un dia

Un día quiero abrir los ojos y que la habitación huela a ti y a café recién hecho. Y comer leche condensada a cucharazos, o mejor con los dedos. Con los dedos siempre sabe mejor. :)

Digo que yo no soy un hombre puro

Yo no voy a decirte que soy un hombre puro.
Entre otras cosas
falta saber si es que lo puro existe.
O si es, pongamos, necesario.
O posible.
O si sabe bien.
¿Acaso has tú probado el agua químicamente pura,
el agua de laboratorio,
sin un grano de tierra o de estiércol,
sin el pequeño excremento de un pájaro,
el agua hecha no más de oxígeno e hidrógeno?
¡Puah!, qué porquería.

Yo no te digo pues que soy un hombre puro,
yo no te digo eso, sino todo lo contrario.
Que amo (a las mujeres, naturalmente,
pues mi amor puede decir su nombre),
y me gusta comer carne de puerco con papas,
y garbanzos y chorizos, y
huevos, pollos, carneros, pavos,
pescados y mariscos,
y bebo ron y cerveza y aguardiente y vino,
y fornico (incluso con el estómago lleno).
Soy impuro ¿qué quieres que te diga?
Completamente impuro.
Sin embargo,
creo que hay muchas cosas puras en el mundo
que no son más que pura mierda.
Por ejemplo, la pureza del virgo nonagenario.
La pureza de los novios que se masturban
en vez de acostarse juntos en una posada.
La pureza de los colegios de internado, donde
abre sus flores de semen provisional
la fauna pederasta.
La pureza de los clérigos.
La pureza de los académicos.
La pureza de los gramáticos.
La pureza de los que aseguran
que hay que ser puros, puros, puros.
La pureza de los que nunca tuvieron blenorragia.
La pureza de la mujer que nunca lamió un glande.
La pureza del que nunca succionó un clítoris.
La pureza de la que nunca parió.
La pureza del que no engendró nunca.
La pureza del que se da golpes en el pecho, y
dice santo, santo, santo,
cuando es un diablo, diablo, diablo.
En fin, la pureza
de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro
para saber qué cosa es la pureza.

Punto, fecha y firma.
Así lo dejo escrito.

Nicolás Guillén

7 de noviembre de 2010

Booze & Glory




See him walking down the street
doctor martens on his feet
levi jeans, ben sherman shirt
fuck with him and you'll get hurt
he's a skinhead and he don't care
marten boots and short cropped hair
he's a skinhead and he don't care about you
walking down on the brighton pier
long haired hippies filled with fear
crunch of bone as boots go in
joe's so proud to be a skin
prison couldn't change his ways
skinhead's back he's here to stay
so if you think you've got the suss
be a skinhead be like us
he's the king, king of the skins
whats his name? joe hawkins

4 de noviembre de 2010

Eleccion

Tú eliges. Al fin y al cabo la vida se basa en elecciones, ¿no? Y si te ilusionas por algo que no tiene futuro o decides no luchar por una persona con la que podrías ser feliz, date cuenta de que tú eres quien ha construido tu vida con cada una de tus decisiones.

3 de noviembre de 2010

Dias

Hay días que despierto como si tuviera un nudo en el estómago. Una angustia que invade mi cuerpo y mis sentidos sin remedio alguno. Como una suma de sensaciones desordenadas y dispersas que se apoderan de uno muy lentamente hasta dejarme inmóvil sobre la cama.

Levantarse supone un esfuerzo sobrehumano, como cargar con kilos y kilos de desesperación y tristeza. Arrastrarse entre las sábanas sin apenas fuerza y tener la sensación de estar derrotados, sometidos a un diágnostico lleno de suposiciones nada favorables que nos hacen sentirnos condenados aún.

Entre los gigantescos silencios de la oscuridad de esta habitación sobrevuelan puñales, voces que sentencian, frases lapidarias que hacen palpitar las paredes y los átomos de cada milímetro de mi piel. Sabores amargos, rugidos de almas y una fuerte sensación de contradicciones repletas de culpas ajenas que nos impiden respirar. Sombras que intentan atraparnos y hacernos sentir completamente insignificantes. Nuestras propias almas gritan desesperadamente tratando de huir muy lejos, en algún vacío donde nada ni nadie pueda alcanzarnos.

Hay días que cuesta luchar contra la nada, esa masa deforme llena de aullidos y risas que tanto le gusta alardear de su gran poder destructivo sobre nuestro sentido común.

Hay días que el desconcierto se apodera de nosotros al no poder distinguir la realidad entre las sombras.

Hay días que resulta imposible borrar la sensación de ser minúsculos, casi transparentes, tan pequeños como par ser invisibles, como para pasar desapercibidos del resto del mundo.

Hay días que uno desea gritar contra todo, sacar el orgullo para decir "¡¡Basta, hasta aquí hemos llegado!!" Y evitar que se abran las puertas de viejos fantasmas que tantas luchas hemos tenido para eliminarlos de nuestras vidas. Pero siguen estando ahí....

Hay días que queremos ser mucho más fuertes y que las circunstancias no nos hieran tanto, que paren de sangrar nuestras heridas y no nos dejen en un mar de dudas...

Hay días en que personas que me importan también lo sufren, lo sienten como propio.


Hay días como hoy que me da rabia ser consciente de que la vida no es justa, ni lo será...

2 de noviembre de 2010

Creer

Hubo un tiempo que envidiaba a la gente que podía creer. En la vida, en Dios, en las energías, en cualquier cosa que llegado el momento les ayudara a seguir adelante, a confiar, a cerrar los ojos y no sentir miedo.

Reconozco que estaba totalmente convencido de que esas personas partían con clara ventaja y sentía que la vida me había traicionado por no haberme dado a mí la posibilidad de creer en algo por encima de mi mismo a lo que poder aferrarme en los momentos de desesperación. Ellos tenían en su poder una tabla salvavidas donde podían descansar cuando se encontraran perdidos en la nada. Ya tenían algo a lo que agarrarse, aunque fuese un clavo ardiendo. Sin embargo, ¿qué tenía yo? ¿Por qué razón no podía creer en nada? ¿Por qué no podía tener esa cuerda a la que sujetarme para salir de la desesperanza?

Pues si, envidiaba esa capacidad de creer sin hacer muchas preguntas, o incluso haciéndolas. Envidiaba la posibilidad de dejarse en manos de algo más allá de uno mismo. Envidiaba la idea de tener un punto de apoyo que sostuviera mi equilibrio aún cuando el mundo se me venía encima, cuando se abría un abismo a mis pies cada vez más grande.

Con el tiempo he ido descubriendo que solo tenía una posibilidad de creer en algo. Lo intento con todas mis fuerzas, una y mil veces. Pero solo en contadas ocasiones y de forma fugaz puedo llegar a vislumbrar el camino a lo lejos.

Y me esfuerzo incansablemente sin lograr todavía los resultados deseados, aunque quiero creer que cada día estoy un poco más cerca de conseguir acercarme.


Todavía no he conseguido aprender a creer en mí.


Todavía....

La insoportable levedad del Ser

El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer).


*Este libro se encontraba en una cama sin leer
Muchas veces necesitamos escucharlo, otras veces no importa, el daño está hecho, no se puede volver atrás. No siempre se puede reconstruir mediante el perdón el dolor causado, la confianza deshecha en mil pedazos, las heridas infringidas. A menudo suele llegar demasiado tarde.


Primero necesitas tiempo para identificar el daño, intentar repararlo en la medida de lo posible y esperar que pase la oleada inicial de inmensa decepción y tristeza. Después sólo queda la posibilidad del perdón. Sólo.....




"Claro que te perdono. Pero no sólo lo hago por ti ni por el cariño que todavía prevalece por encima del dolor, lo hago por mí. Necesito perdonarte por muchas cosas. Para que el dolor no se acumule y acabe convirtiéndose en una rabia que me desborde. Para no sufrir más por el dolor causado. Para no sentir que nada valió la pena. Para no pensar que fui un peón más de un juego en el que jamás quise participar. Para poder librarme de lo que me pesa de ti, de la misma forma que te libero de mí. Necesito perdonarte para no acumular más fantasmas, para librarme del pasado de una vez por todas y poder seguir mi presente sin el peso de lo ocurrido. "
Dicen que se perdona pero no se olvida. Si se pudiera olvidar todo sería más fácil, pero no es así, y la memoria sigue conservando infinitos ángulos.


El perdón se ha convertido en un mecanismo de curación, esa fórmula que nos permite no guardar rencor y nos posibilita seguir nuestro camino sin arrastrar heridas sin cicatrizar. Es una necesidad para no sentirnos atados eternamente al dolor causado por otros.


Perdonar en ningún caso quita responsabilidad ni justifica ningún acto. Pero es que la culpa nunca ha servido de nada, ni la de otros, ni la mía.


Así que como muchísimas veces me he sentido mal por no haber sido más listo, por no haberlo visto venir antes, por haber pecado de ingenuo, por haber confiado más de la cuenta, por ser responsable (in)directo del daño.....


....hoy he decidido perdonarme a mí.




Yo ya me he perdonado, ¿y tú? ¿te perdonas? ¿Me perdonas?

Silencio

Reconozco que es un sonido que me resulta especialmente cercano. La mayor parte de mi tiempo paso evadiéndolo...o quizás invadiéndolo. Tanto tiempo acostumbrado a su sonido que no siempre me apetece tenerlo cerca.


Hay veces que lo necesito, lo pido a gritos, al no poder soportar el estrés de tanto sonido y necesito relajarme, tranquilidad absoluta, silencio. En cambio, tambien hay momentos que me apetece todo lo contario, oír gente, oír risas, oír lo que sea pero que no haga quedarme solo con mis emociones.


Hay veces que me gusta jugar con él. Otras veces lo esquivo por ser un poco aburrido. A veces me ayuda a concentrarme y aclarar mis ideas, otras en cambio me confunde y me marea de tal forma que no puedo distinguir un pensamiento de otro.


Hay muchas veces que se hace el silencio, provocamos silencios, o rompemos silencios. Algunas veces callo porque no tengo nada que decir, pero otras veces simplemente me muerdo las ganas por miedo a no decir lo que debería, por ese temor innato a equivocarme sin remedio. A veces hablamos porque no soportamos esos ruidosos silencios tan incómodos. O callamos porque pensamos que nada de lo que tenemos que decir puede importarle a nadie, pese a saber que nos equivocamos pensando algo así.




Todavía trato de hacerme hueco entre las silenciosas sombras...

Escondite

Hace ya más de una semana que busco por cada rincón el eco de mi risa. Parece que el tarro donde conservaba las últimas almacenadas se vació sin previo aviso y no encuentro la forma de llenarlo de nuevo.


Las he buscado por todas partes. Incluso he sucumbido a planes que sabía que no eran la respuesta, solo por arriesgar. Tambien he intentado cambiar de alternativas y de espacios. He jugado mis ultimas cartas acudiendo allí donde antes siempre las encontraba, pero esta vez sin resultado alguno. Se han esfumado, no llegan. Al menos no de la forma arrolladora y estruendosa que las quiero y las necesito.


Saboreo situaciones cómodas, instantes agradables, momentos entrañables...pero las risas no llegan. Esas que tiempo atrás harían estallar los restos de este naufragio en más de mil pedazos, esas que hasta hace poco me inundaban con oleadas gigantes de bienestar haciendo que me dolieran hasta las mejillas.

Desgraciadamente ahora no es así. Me encuentro atrapado en una cárcel sin risas, buscando salidas imposibles que me acerquen a ellas, que me liberen de una vez de estas cadenas invisibles. Pero el viento no siempre sopla a favor, y las circunstancias han dejado de acompañarme...

Deambulo por una frustración pausada mientras me alimento de recuerdos pasados y busco nuevas risas desesperadamente.


¡¡ Ya puedes salir !! No me apetece seguir jugando...

Drogas y Amor




"No necesito alas para volar, prefiero LSD
no necesito verte pa saber que no te olvidaré"

29 de octubre de 2010

28 de octubre de 2010

Insultos...

-No intentes darme lecciones o te arrancaré la polla y te la meteré por el culo hasta que desees que tu padre se hubiese corrido fuera

-Eres el espermatozoide mas tonto que tenia tu padre en los cojones.

-Cabrón hijo de la gran puta, voy a coger los huesos de todos tus putos muertos y a hacerme una escalerilla para subirme a los cuernos del maricón de tu padre

-eres la peor especie de insecto carroñero que he visto jamás

-Aborto de berberecho!

-Come pene perra anorexica, por que carne, huevos y leche son lo que te hace falta

-Yo no estoy gordo, lo que pasa es que estoy acumulando mierda para cagarme en tus putos muertos

-jodida perra sifilitica caga semen...

-Me cago en el dia que llovio en los campos de trigo que dan de comer a los burros que tiran del carro de tus muertos, cabrón!!

-No me cago en tu puto padre por no darte pistas de quien es

-¡Me cago y me meo en el Espíritu Santo y en el coño, la boca y la cara de tu putrefacta madre! Que ojalá tú, tu putrefacta madre, tu putrefacto padre, o cualquier ser querido tuyo de tus mierdas de familiares, tenga un accidente de tráfico en el que quede tetrapléjico durante largos y dolorosos años, sufriendo los dolores más insoportables que el ser humano pueda soportar, que se pase o te pases el día vomitando sangre por la putrefacta boca, y cagando heces líquidas durante todo el día. Me cago y me meo en la boca, en el coño, y en la cara, y en la polla de tu putrefacto padre y tu putrefacta madre so escoria putrefacta de mierda me cago y me meo en dios. Me cago y me meo en el nicho de tus cadáveres putrefactos, y en toda tu guarra de familia escoria de mierda putrefacta, mierda de las mierdas, escoria de las escorias. Que ojalá algún día tú y toda la mierda de tu putrefacta familia, sufráis en vuestras carnes mi grave enfermedad mamarracho baboso, mierda de las mierdas, escoria de las escorias. Me cago y me meo en la sepultura de tus seres queridos, en el coño mugriento y putrefacto de tu madre y en toda tu mierda de familia viva sana y enferma. Me cago y me meo en dios, en la hostia, en la virgen, en todos los santos y me cago y me meo en el espíritu santo. Que ojalá toda la gentuza que os burláis de las personas gravemente enfermas, os toque a vosotros y a vuestra mierda de putrefacta familia, la peor, más dolorosa, y más limitativa de todas las enfermedades, lo pido con todas mis fuerzas al universo me cago y me meo en el espíritu santo y en el cáliz consagrado. Que ojalá tu putrefacta madre, tu putrefacto padre, o cualquier ser querido tuyo, queden tetrapléjicos o dementes durante muchos años, sufriendo los dolores más insoportables que el ser humano pueda soportar, y que ni siquiera puedan reconocerte me cago y me meo en el espíritu santo, en la hostia, en el cáliz consagrado, me cago y me meo en todos los santos del universo y en la boca, el coño la polla y la cara de tu putrefacto padre y de tu putrefacta madre Venga so mierda de las mierdas, a seguirnos divirtiendo que es gratis, me cago y me meo en dios en el espíritu santo y en el cáliz consagrado

27 de octubre de 2010

Abrete

Nadie puede penetrar en nuestro interior, ya que la puerta solamente puede abrirse desde dentro. Y somos nosotros quienes poseemos en nuestras manos el picaporte de nuestra alma. Gíralo, ábrete a ese mundo extraordinario que tienes dentro, y comienza a conocerte.

Es cierto que sólo nosotros tenemos la clave para acceder al mundo interior que tenemos dentro, pero a veces uno mismo teme encontrarse por miedo a no saber muy bien lo que puede hallar detrás...

Conocerse no es tarea fácil. Implica saber como se es, y quererse, y aceptarse, y crecer, y cambiar si se quiere, y vivir como somos, y sentir conscientemente....Y tantas cosas para las que no todo el mundo se siente preparado...

Porque no nos desubicamos desde fuera, sino que ese vacío que a veces sentimos viene de dentro, desde lo más profundo de nosotros mismos, por no saber bien quienes somos, ni cómo somos, ni qué queremos.... por no parar a escucharnos...y a entendernos.


A mí me gusta buscarme, tal vez para volver a perderme y así tener la oportunidad de buscarme de nuevo...

Te llamare

Te llamaré cuando llegue... Te llamaré mañana... Te llamaré el jueves... Te llamaré el fin de semana... Te llamaré la semana que viene...


Pero nadie llama. El teléfono sigue mudo. Y yo ya estoy aprendiendo a dejar de esperar que suene...


Te llamaré....

Indecision

Sobre la tranquilidad de la noche aparece la sombra de una duda, quizá de varias. Demasiadas ideas inconexas en la mente para pensar con claridad, pero con la lucidez necesaria para sentirlo todo tan real y tan cercano como si pasara ante sus ojos la película de su vida. Tan rápido y tan despacio al mismo tiempo...


No sabe a qué responde su nombre y mucho menos su vida. Ni siquiera es capaz de comprender cómo ha llegado hasta este lugar, en este preciso instante en que la puerta del futuro se abre ante sus ojos con tantos caminos como pudiera imaginar.... y al mismo tiempo con tan pocos...


Dime, ¿qué hay detrás?

Y no sabe lo que le asusta más, si el vacío que deja atrás pero conoce, o el abismo de posibilidades que se le presenta a partir de ahora.

Son tantos los miedos que condicionan sus pasos, haciéndose hueco en lo más profundo de su memoria, que le cuesta vislumbrar la luz que ha de guiar su suerte...

El dia

El día que te merezca seré una persona increíble. El día que te merezca seré, de lo bueno, lo mejor. Me admirarás casi tanto como yo te admiro, me envidiarás casi tanto como yo a ti hoy. Los pajaritos se dejarán de cantar babosadas, las nubes se levantarán cachondas perdidas y las vírgenes suicidas abandonarán sus dos vocaciones de un polvazo y sin dilación. Todo eso el día que yo te merezca, todo eso el día que tú te merezcas algo como yo.


El día que te merezca habré hecho tanto por ti como lo que tú ya has hecho por mí. Poner cara de que estás conmigo cuando nadie más lo está. Y ponerla hasta partírtela si hace falta por cualquier tontería indefendible que se me caiga de la boca. Hacer ver que tengo razón aún cuando ya hace rato que me la quitan de las manos, oiga. Nuestra amistad dará por fin balance cero, pero un cero con muchos unos a su izquierda y bien relleno de aparentes sobras, como todo buen relleno.

Y es que el día que te merezca, al resto del mundo, que le den.

Ya sé que nada cambiará demasiado por tu parte el día que te merezca. Seguirás sin exigir tu cambio, como hasta ahora. Seguirás al otro lado de mis cosas, como hasta siempre. Con la distancia prudencial del que viaja todo el trayecto por el carril de al lado, exactamente a la misma velocidad, seguramente hacia cualquier destino menos el mío. Pero mira, igual para entonces ya me siento mejor, por estar dando a la altura de lo que llevo recibiendo durante todo este tiempo.


Ahora que lo pienso, es difícil que llegue el día en que te merezca. La entropía no deja de ser la religión de la naturaleza, la asimetría, su liturgia, y lo natural, este equilibrio caótico entre cosas muy desequilibradas que tienden a desordenarse juntas. Y las personas, las relaciones, las amistades...representan equilibrios jodidamente inestables, imposibles, contradictorios… aunque necesarios.


A lo que iba.

El día que te merezca te llamaré amiga.


El día que te merezca, te llamaré.

26 de octubre de 2010

Querer y no poder

Naces con la idea de autosuficiencia entre el primer pensamiento y el segundo. Creces con el valor de tus manos, arañando todos los obstáculos y lapidando aquello que te impide alcanzar tus metas. Gritas contra la nada. Luchas por tu lugar en el mundo. Respiras aún cuando te ahogas en cada aliento. Sales al mundo creyendo que podrás con todo.

Y despiertas una mañana, y la impotencia se ha cebado con tu sentido común. Lo intentas, pero la vida es a veces un misterios sin claves ni pistas. Tu cuerpo no responde, tu mente se bloquea, tus manos tiemblan.

Querer y no poder. Necesitar y no poder. Sentir y no poder. Pensar y pensar y pensar....y no poder.

Cuando el cuerpo no acompaña nuestros pasos, de poco sirve obsesionarse en luchar contra viento y marea, de nada sirve enfrentarse a la evidencia. Cuando el cuerpo no acompaña, solo nos queda la paciencia, coger aire, mantener la perspectiva, y no dejar que la frustración levante muros entre nuestro presente y nuestro futuro inmediato. Porque aunque ahora se vea borroso, está a la vuelta de la esquina.

Ilusiones... y otros desencantos

La precipitación es la madre del error. Demasiadas veces lo he comprobado ya...




Porque a veces tenemos tantas ganas de creer, de ilusionarnos, de arriesgar, de confiar, que no nos paramos a pensar, no somos realistas, no comprobamos antes que lo que hay detrás de tantas ganas no es más que un teatro lleno de máscaras. Nos lanzamos de cabeza a la piscina sin ver que es un simple reflejo, que esta vacía. Y acabamos con la boca contra el suelo y las encías sangrando de nuevo. Lamentándonos y preguntándonos cuando se vació.




Nunca estuvo llena. Esa es la cuestión. Simplemente nos cegamos por el deseo absurdo, irreal, equivocado. Confundimos las ganas de sentir con los sentimientos de verdad. Cambiamos la realidad de lo que hay en algo que no existe. El poder del soñador, la necesidad de creer. Y al final no nos desencantamos por lo que había, sino por nosotros mismos, por no haber abierto más los ojos, por dejarnos llevar por espejismos, esos que no fueron reales.




Pero la vida, sabia como la que más, nos enseña en cada experiencia y nos muestra un poco de realidad, o mejor dicho, de nosotros mismos. Saber quienes somos y quien no queremos ser.




Y seguir creciendo..

25 de octubre de 2010

Memoria

Y de repente, la memoria se te atraganta, notas un pinchazo en alguna vértebra, una sacudida en el estómago, los nudos que atan el recuerdo se desatan...pero ya nada duele, no duele porque ya dolió lo que tuvo que doler, porque ya se curó, y esas heridas ya no pueden abrirse, ya no sangran...




Quizás las cosas que duelen nunca se superan del todo pero sabes que es un libro ya escrito que coge polvo en la estantería de tu vida, en un cuento sin final con perdices, y los cuentos modernos nunca acaban bien... Ya no hay suspiros de lo que se fue y no quisiste que se fuera y que por no haber, no queda ni siquiera la nostalgia..




Cerrar puertas, terminar libros, curar heridas...para abrir otras puertas, narrar otros cuentos, ser feliz sin comer perdices...¿Quién lo sabe?




Enciendes la luz, coges el agua, te das cuenta de que todo vuelve a ser real, volviendo a tu vida, guardando esos recuerdos hasta la próxima vez que vuelvas a encender la luz...

23 de octubre de 2010

Aquello no dicho

Se dice que las cosas que no se dicen suelen ser las más importantes.

Pero, ¿por qué nos costará tanto decir algunas cosas? ¿Miedo a que nos decepcionen? ¿A decepcionar? ¿A que nos hieran? ¿A herir? ¿A que no nos comprendan? ¿A que nos juzguen? ¿A que nos malinterpreten? ¿Verguenza? ¿Miedo a sentirnos vulnerables?

¿Nos arriesgamos lo suficiente, o simplemente cerramos la puerta a una parte de nuestro mundo sin dejar que nadie entre, sólo por si acaso?

Si las cosas que nunca se dicen suelen ser las más importantes.. nos dejamos demasiadas cosas importantes sin decir... ¿no creen?

Deseo



¿Has probado alguna vez a olvidarte de todo lo que deseas?


Líbrate del deseo y descubrirás que en realidad ya tienes todo lo que necesitas. Pero siempre buscamos más.


Me pregunto si se trata de cierto inconformismo, de una necesidad de completarnos, de insatisfacción personal, de la búsqueda eterna de respuestas en lugares equivocados...


Quizá solemos desear aquello que no tenemos. Tal vez una buena forma de solucionarlo sea que cada día dedicásemos un instante a mirar a nuestro alrededor y darnos cuenta de que tenemos todo lo que necesitamos.


Hay veces que nuestros deseos nos juegan muy malas pasadas, haciéndonos creer en utopías inalcanzables. Sin embargo, otras veces funcionan. Pero, ¿qué seríamos si no tuviéramos sueños? ¿viviríamos en una perpetua apatía?






Pese a todo, desear no tiene por qué ser malo, siempre y cuando no dejes que los deseos gobiernen tu vida y frustre tu presente. Es más, tener deseos es bueno, vivir de ellos no tanto.




Pero todo eso puede ser muy complicado, ya que todos esperamos que nuestros deseos se hagan realidad.

22 de octubre de 2010

Star Wars

Ted, las únicas personas del universo que no han visto Star Wars son… los personajes de Star Wars, y eso es… ¡porque viven en ese universo!

– Marshall
Cómo conocí a vuestra madre (2005, 4x01)

Observar

Si miras a tu alrededor, observas, eres consciente de todo lo que te rodea y sigues adelante como si nada...¿qué te hace pensar que cuando mires dentro de ti, observes y seas consciente, será distinto?


No es tarea fácil. Es necesario conseguir el coraje suficiente para ser introspectivo y sincero contigo mismo. La mayoría prefiere buscar excusas para no enfrentarse, para no asumir, para no mirar a la verdad de frente. Es más fácil engañarse. Es más fácil mostrar una cara exagerada, distorsionada, suavizada, edulcorada... de la forma que sea que interese, para no sentirnos peores personas y obtener la respuesta moderada que nos haga sentir mejor. Sigue siendo otra forma de mentir(nos).




Hay que ser muy valiente para asumir más palabras de las que nos convienen, más perspectivas, más oportunidades... para no conformarmos, para no acomodarnos, para no seguir dibujando con un fino pincel un mundo que no corresponde con el real.


Hay que mirar dentro y sacar de los arrinconados baúles la realidad, la de verdad, no esa realidad que nos hemos creado para justificar nuestro mundo. Incluso hay que mirar debajo de la alfombra, esa que esconde todo aquello que nadie quiere tener a la vista pero que no evita que siga existiendo. Hay que mirarse honestamente al espejo y no tener miedo de la imagen que devuelva su reflejo.




Es tan injusto y negativo ser demasiado duro con uno mismo como ser excesivamente benévolos. No se trata de juzgarse, sino de aprender, asumir, crecer, madurar.




Un proceso largo, profundo y doloroso.... pero increíblemente enriquecedor.

Jugar

-¿Quieres apostar?


-¿Para qué?


-Para hacer el juego más emocionante.


-¿Y para que jugar si ya se sabe de antemano que se va a perder?


-¿Qué tal por el placer de jugar? Por la emoción de probar, de divertirse, de demostrar que no te rindes a la primera de cambio...


-No me parecen razones de peso suficientes para perder el tiempo.


-Creo que tienes problemas de perspectiva. Además, ¿acaso tienes algo mejor que hacer?


-Supongo que no.


-Tu error está en ver la vida como una partida perdida contra la muerte y no como la oportunidad privilegiada que es. Tarde o temprano todos alcanzaremos la misma meta, la diferencia está en cómo saboreamos mientras tanto el recorrido. ¿Qué tienes que perder?

21 de octubre de 2010

Adivino

"Si fuese adivino... estaria viajando por todo el mundo"

Vacio



Un bar.


Un bar cualquiera. Uno de esos cuyo nombre ignora la mayoría al pasar por su puerta y que puebla una calle al azar. Al fondo una mesa entre muchas. Dos sillas. En una de ellas descansa un abrigo haciendo de acompañante imaginario. Frente a él alguien sostiene un cigarrillo en una mano. Una copa en la otra. Sus ojos miran. Miran al vacío. Mucho más allá del ruido que desprende las máquinas tragaperras. Mucho más allá de las conversaciones que se dan alrededor. Mucho más allá del suelo, de las paredes, o incluso del dia o la hora que es.


Llora.
Sin ruido.
Sin movimiento.
Llora lenta y pausadamente.
Como si sus lágrimas fueran una ampliación del paisaje.
Y éstas se precipitan desgastando sus ojos de forma casi sincronizada, rítmica...


Pasan los minutos.


Se convierten en horas.


Sigue ahí. Sin moverse. Con otra copa. Otro cigarro. Otro más. Otro...


Y sus lágrimas no cesan, empañando el paso del tiempo. El pasado, el presente y el futuro.
Empañándolo todo, inundándolo hasta la extenuación.


Continúa en el mismo sitio. Mirando un infinito donde sigue sin haber nada. Absolutamente nada...

Camino...

Solemos organizar nuestras vidas en función de unas variables consideradas lo suficientemente estables como para construir sobre ellas nuestro presente...y hasta planear nuestro futuro. Son pilares que se distribuyen en función de realidades externas más que internas, pero nos gusta creerlas fundamentales, fuentes de pensamiento inquebrantable. Cimentamos sobre ellas nuestros sueños. Luego, edificamos nuestras decisiones, nuestros pasos, nuestro camino. Colgamos en la pared todas y cada una de nuestras posibilidades: la estabilidad, la esperanza, la fe.


Pero todo eso no sirve de nada, ya que la vida es un inevitable abismo de probabilidades aleatorias, donde nuestras pequeñas decisiones desencadenan continuos aleteos de mariposas que pueden llegar a desestabilizarlo todo, provocando terremotos en el mismo epicentro de nuestras emociones y llevándonos a situaciones incontrolables.

Mi mundo ha acabado por desmoronarse en estas últimas semanas por tantos frentes que por un instante me he visto desbordado por restos de naufragios por todas partes. Ahora no tengo claro qué pasará mañana, que haré la semana próxima o dónde viviré dentro de unos meses.

20 de octubre de 2010

Realidad

En días como el de hoy, se me escapan todos los motivos de tantas y tantas cosas que no comprendo... que en realidad llevo toda la vida sin comprender.


Miro a mi alrededor, y por un instante me planteo si realmente nací en un mundo aparte o es que hay personas que siguen sin darse cuenta de que existe más realidad de la que sus ojos son capaces de ver.


Hablan y parece que sus palabras me traspasan, no me llegan. Hablan y sólo oigo susurros que se repiten incesantemente. Y sus preocupaciones parecen las más importantes del mundo, mientras yo callo, miro, observo, y sólo puedo pensar que no saben la suerte que tienen de tener la vida tan resuelta...

Promesas

"Siempre estaré a tu lado. Agárrate fuerte, no te soltaré. Te llamaré. Puedes apoyarte en mí. Estaré ahí para lo que necesites. No te haré daño, confía en mí. No te fallaré nunca. Allí estaré. Iré seguro. Siempre te diré la verdad, nunca te engañaré. Si necesitas hablar te escucharé. No lo volveré a hacer. Pase lo que pase podrás contar conmigo..."


Demasiadas promesas...¿no creen?


Si me dieran un euro por cada ocasión en que alguien me ha dicho: "Te lo prometo" , sería rico.


La gente parece tener una tendencia innata a hacer promesas que de antemano saben que no van a cumplir. No sé por qué lo hacen. Quizás sea por quedar bien. Quizás por afán de protagonismo. O porque saben que tienen fecha de caducidad.


O quizá porque de alguna u otra forma necesitan poder creer en ellas mismas...

Palabras...

A menudo hablo más de lo que debería, aunque callo bastante más.

A veces intento aclarar las cosas más de la cuenta. Y aún así los malos entendidos siguen estando ahí.

A veces tengo que morder mis palabras para no decirlas. Pero algunas se empeñan en dañarme si no las pronuncio.

A veces las palabras más claras son las que no se dicen. La mirada es el espejo del alma.

Muchas veces hasta yo mismo caigo en la trampa de no acordarme que la precipitación y el error están estrechamente unidos.

A veces no encuentro con quien hablar, aunque sea de cosas insignificantes.

Se dice que lo óptimo es alcanzar el equilibrio. Dichoso equilibrio que aún no te conozco.


Qué difícil es hablar cuando los demás se han acostumbrado a que les escuches y viven de tu silencio...

No importa

No importa cuantas veces diga que no volveré a caer. No importa cuantas veces prometa que la próxima vez no confiaré tan rápido, no creeré tan deprisa, no daré tanto, no entregaré un pedazo de mí sin asegurarme antes de no estar saltando a un abismo sin fondo...


Pero no importa, porque cuando llegue el momento, me volveré a entregar, a creer, a confiar, volveré a dar de mí hasta el aliento. Me dejaré el cariño y la confianza por el camino, inundados de soledad y lágrimas.


Y resuenan los ecos de una amistad no tan lejana que parece importarme únicamente a mí.




Y nuevamente no podré arrepentirme de haberlo intentado de nuevo, aunque me duela. Porque ya se sabe, estas cosas nunca dejan de doler. Por muy escarmentado que esté, mi vida sigue siendo una estación de paso donde todos se apean...y se montan sólo cuando me necesitan.




Y de nuevo el sabor amargo en la boca por no entender.




Si de verdad no hay nada malo en mí...
... ¿por qué sigo quedándome tan sólo?

19 de octubre de 2010

25 Años



Hace 25 años entró la NES en el mercado de Estados Unidos, y desde ese momento, nada sería igual en el mercado de los videojuegos. Si bien la consola se vendió primero en Japó en 1983, fue hasta el 18 de octubre de 1985 que estuvo disponible para los hogares del hegemón económico del mundo. No es exagerado decir que la NES marcó un parteaguas en la historia tecnológica.

Además, sería imposible contar todos los aportes que ha tenido la NES a nuestra cultura popular — mi favorito, sin duda, es el género chiptune. Hasta su salida del mercado, se vendieron cerca de 67.45 millones de unidades, apenas superada en fechas recientes por la Wii (67.46 millones). Así que aquellos afortunados que aún tengan una en casa, hoy es un gran día para jugar con ella y celebrar el primer cuarto de siglo de una consola que cambió al mundo. ¡Feliz cumpleaños, NES!


Hoy toca sacar mi vieja Nes de su caja original, y pegarme un vicio....

Lo peor...

Lo peor que te puede pasar no es acabar en un hoyo. Lo peor que te puede pasar no lleva ningún epitafio, ningún destino, ningún porqué. Casi nadie habla de ello, porque nombrar lo peor que te puede pasar es como admitir alguna vez que te ha pasado, y parece que no es nada agradable.


A los que se atreven a pronunciarlo, les basta con dos palabras, que por separado parecen inofensivas, pero que juntan resultan bastante devastadoras. Y es que lo peor que te puede pasar es quedarte solo.


Perdona si me temo que también es lo único.


La familia siempre está ahí, aunque con cada nuevo eslabón generacional se empuja a los demás al fondo del abismo del olvido, llevándose con ellos millones de casualidades que en su día hicieron que llegáramos a existir. Lo que daría hoy por hablar un rato con alguno de mis tatarabuelos y preguntarle cómo y si realmente se enamoró, por qué de ella y no de cualquier otra, por qué ese día, y no después.


Los amigos, otro tipo de familia, van emprendiendo uno a uno viajes de ida al maravilloso país de las parejas. Y allí se instalan. Claro que puedes ir a visitarlos, pero siempre con visado de turista. O con llamadas, emails y mensajitos , manteniendo vivo el lamentable espejismo de pensar que aún están ahí.


Y las parejas, amistades convertidas en familia, van cerrando los últimos episodios de este libro al que llamamos vida y que tiene la última página escondida entre las demás. Eres con quien estuviste. Eres de quien quisieras haber sido.


Supongo que en eso consiste la contrapartida de las cosas bellas, en que todas acaban por no durar. Ese fin de trayecto duro y desagradable llamado despedida en el que todos nos hemos tenido que bajar alguna vez. Crecer es aprender a despedirse, conocer cada vez más gente que ya no está, sonreír de tanto llorar.


Con el tiempo, las cosas van cambiando de color. Las muy claras se tiñen de "a veces". Las muy normales se pintan de excepción.


Con el tiempo, tienes varias preguntas para cada respuesta. Varios recuerdos para cada proyecto. Varios principios para cada final.


Pero nada de eso debe ser comparado con la angustiosa sensación de irse quedando solo.




Por eso, siempre que noto la soledad de alguien gritada a través de sus poros, jamás se me ocurre manifestar burla, desprecio o indiferencia.


Miro a los que sí lo hacen y siento lástima de ellos. Parece que jamás se hayan quedado solos.


Y si alguna vez lo estuvieron, está claro que no supieron aprovecharlo

Quizá mañana

-Yo, por mi parte, nunca he elegido nada. Simplemente me dejo arrastrar. Pensará usted que estoy loco. O que soy un cobarde. No lo descarto, sin embargo...


-¿Sin embargo?


-Calle, calle. Estoy pensando.


-Piensa usted demasiado.


-Ya me acuerdo... quería decirle que no soy una calculadora.


-Es evidente.


-Actúo. No me queda más remedio. Como a todos.


-Pero hay que mirar al futuro, planificar...


-Cierto, cierto...


-Poner medios para lograr fines.


-Cierto, cierto, lleva usted razón...


-Tiene que madurar. Es inevitable y necesario.


-Lo sé. Sin embargo...


-¿Sin embargo?


-Calle, calle, ¿no ve que estoy pensando?


-Podría hacerlo mientras habla. Así es muy aburrido conversar.


-¿Quiere que me lance al vacío?


-A veces es bueno hacerlo.


-Quizá mañana. Hoy estoy cansado. Me duele la cabeza.


-Bueno...


-Me están empezando a sudar las manos.


-Estás nervioso.


-Siempre lo estoy. No es nada excepcional.


-Hay que solucionar eso.


-Lo siento, me voy a casa. Se está haciendo tarde. Adiós.


-No, espera. Usted era un guerrero, no se convierta en avestruz.


-No hay nada estable. Nada permanente.


-Aunque le cueste, hay que asumirlo.


-Usted no comprende las dimensiones de lo que le digo...


-Sí que comprendo. Usted es el que no comprende. Hay que dar un salto. Y decidirse. Y actuar en consecuencia. Y dejar de maldecirse. No sea ridículo.


-(a punto de llorar)


-Vamos, vamos...todo tiene solución.


-Con las ilusiones que se fabrica usted, no me extraña que viva tan despreocupado.


-Hay ilusiones que son vitales...


-Le envidio.


-Uffff


-¿Por qué resopla?


-Va a acabar mal.


-Voy a acabar como me de la gana. Qué sabrá usted. Valiente imbécil.


-Oiga, sólo trato de ayudarle.


-Tiene razón. Discúlpeme.


-Si quiere damos un paseo...


-No. Quizá mañana....