18 de diciembre de 2015

Mi prision

Mil veces he pensado donde está el error, Donde puede estar el fallo,
Pero por más que lo intento nunca doy con él
Tropiezo una y otra vez con la misma pared
Y entonces pienso que vivo
En el mudo al revés
Y cada vez que sumo 2+2
Siempre me salen 3

17 de diciembre de 2015

Vivere militare est

Vivere militare est.

Negar a Dios será la única forma de salvar el mundo.

Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.

No hay plazo que no llegue ni deuda que no se pague.

Lo que los demás rechazan de ti, cultívalo. Eso eres tú.

Existe un lenguaje que va más allá de las palabras.

Placer y pena son los dos únicos resortes que mueven y moverán el mundo.

Los hechos no dejan de existir aunque se los ignore.

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse así mismo.

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.

Nosotros recordamos, naturalmente, lo que nos interesa y porque nos interesa.

Puede adquirirse todo en la sociedad, excepto el carácter.

Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.

Quien deja vivo al ofendido, ha de temer siempre a la venganza.

23 de octubre de 2015

individualidad

También espero haberte dejado claro que la individualidad es algo por completo distinto al individualismo; de hecho, es importante percatarse de que tienen una relación inversa: cuanto más débil es nuestra individualidad (o indivisibilidad) y presencia, mayor es la tendencia al individualismo. Cuanto más débil es tu “yo”, más grande necesitas tu egocentrismo. Cuando estás más adecuadamente en contacto contigo, con tu esencia, básicamente completo y seguro por ti mismo, es cuando puedes conectar de manera sana y adecuada con los demás, sin miedos, ni exigencias, ni envidias, ni posesividad, ni dependencias más allá de lo que como seres sociales estamos naturalmente programados para tener. Entonces es cuando en verdad puede haber amor, unificación, y no el sucedáneo de apego y necesidad excesivos al que solemos llamar amor, y que más bien es un “capricho superlativo”